miércoles 27 de noviembre de 2013

Consejos para los días previos a la PSU

A una semana de la fecha programada para rendir la Prueba de Selección Universitaria, el psicólogo de la Universidad de Santiago, Víctor Olivares, entrega algunas recomendaciones, tanto para quienes van a dar el examen como para sus padres o cercanos, con el objetivo de ayudarles a bajar los niveles de ansiedad que podrían boicotear el resultado en la PSU

Comer bien, ni mucho ni poco.
“En los días previos, la idea es ordenar los hábitos, o sea, las cosas cotidianas que tienen que estar preparadas para de rendir un buen examen. Por ejemplo, la alimentación, en un horario correcto, al igual que en cantidad y calidad”, sostiene el doctor en sicología, destacando que es importante la nutrición y evitar comidas pesadas antes de la prueba.

Dormir las horas necesarias.
El sicólogo remarca la importancia del buen dormir en las capacidades intelectuales. Y esto, implica “evitar ir a fiestas los días anteriores al examen. Es mejor aislarse un poco, para focalizarse y concentrarse en los objetivos”.

Hacerse expectativas realistas.
“Enmarcar el posible rendimiento en objetivos realistas y coherentes con el estudio o trabajo que han realizado. Tienen que tener una reflexión de auto inspección, respecto de las posibilidades reales que van a tener y no crearse falsas expectativas, porque si no, la realidad puede ser bastante cruel y pueden haber complicaciones posteriores, como síntomas depresivos u otros efectos emocionales”.

Mantener una rutina.
“Formar una especie de horario, para mantener una rutina que los prepare también en términos emocionales. Es recomendable que piensen cómo deberían enfrentar la situación y esto implica cumplir con todos los pasos previos como reconocer la sala, la ubicación, estar familiarizados con el cuestionario, y quizá también conversar con gente que ha hecho la prueba para estar conscientes de la situación que van a encontrar. Eso va bajando la ansiedad”, aseguró Víctor Olivares.

Conversar con la familia.
También es importante “conversar sobre las expectativas, porque así se traspasa el nivel intelectual de los pensamientos y se puede llegar a lo emocional, que está relacionado principalmente con la familia o la pareja. La idea es que puedan conversarlo con una mirada aterrizada. Y en relación a los padres, ojalá estos que no se hagan expectativas falsas y puedan conversar, cuidando la parte emocional, lo que significa contener los temores de los hijos sin llegar a desbordarlos. Se trata de compartir visiones y opiniones, para bajar la presión”.

Hacer actividad física.
La preparación debe ser de mente y de cuerpo, por lo que el sicólogo recomienda “hacer ejercicio algunos días antes, para liberar estrés y poder regular el sueño, dormir las horas adecuadas e hidratarse con abundante agua”.

No estudiar apurado.
Partiendo de la base que aquello que no se hizo en un año, no se logra en cinco días, Víctor Olivares sugiere “no presionarse las horas previas a la PSU, ni hacer atracones de materia. Lo importante es que 48 horas antes se despeje el estudio y pueda liberarse el núcleo de tensión”.

Aprender a relajarse.
Finalmente, el académico aconseja una aproximación sucesiva al tema. “Lo importante para las personas que se afectan mucho con el estrés, llegando a tener problemas de sueño relacionados con fatiga o ansiedad, es hacer ejercicios de relajación”. Los terapeutas realizan el método de relajación muscular progresiva de Jacobson, que se trata de ejercicios simples de relajación que van desde la cabeza a los pies, para luego hacer una asociación mental y con el tiempo, recurrir a ella para lograr la relajación muscular. Es un mecanismo propio de la sicología del deporte, pero si no hay un tutor o monitor que la asesore, el psicólogo recomienda hacer ejercicio los días previos, porque sirve para botar el estrés y termina soltando los músculos.