jueves 30 de noviembre de 2017

Rector U. de Chile, Ennio Vivaldi: La relevancia del sistema de admisión del Consejo de Rectores

"El Sistema de Admisión del Consejo de Rectores es una instancia que permite otorgar coherencia y unidad al conjunto de universidades participantes. El proceso de selección a las universidades es un asunto extremadamente sensible y trascendente para todos los jóvenes chilenos. Nuestro sistema responde a una voluntad de garantizar para todos por una parte, un proceso técnicamente tan complejo como impecable y, por otra, que optimice las posibilidades de que cada joven quede en la universidad y carrera más próxima a sus preferencia, que sus antecedentes le permitan."

El Sistema de Admisión del Consejo de Rectores es una instancia que permite otorgar coherencia y unidad al conjunto de universidades participantes. El proceso de selección a las universidades es un asunto extremadamente sensible y trascendente para todos los jóvenes chilenos. Nuestro sistema responde a una voluntad de garantizar para todos por una parte, un proceso técnicamente tan complejo como impecable y, por otra, que optimice las posibilidades de que cada joven quede en la universidad y carrera más próxima a sus preferencia, que sus antecedentes le permitan.

El sistema debe demostrar idoneidad al menos en tres dimensiones. Primero, debe construirse una prueba que, con objetividad y pertinencia, mida y compare las capacidades y habilidades de los jóvenes postulantes. En segundo lugar, debe cumplirse con todo un magno despliegue logístico que permita a casi trescientos mil jóvenes rendir la prueba hasta en los rincones más alejados del país. Además de ser una instancia que une a toda la población, esta es una oportunidad de demostrar por parte del Estado que el derecho que tiene cada ciudadano de rendir la prueba, como todo derecho, solo tiene sentido cuando se toman las medidas para que se haga verdaderamente efectivo. En tercer lugar, debe continuamente evaluarse y perfeccionarse con el fin de que, idealmente, tanto o más que ser un indicador de las mejores o peores oportunidades educacionales que el joven ha tenido en su pasado, sea capaz de pronosticar, midiendo capacidades y habilidades, el potencial desempeño académico que alcanzaría en la educación terciaria.

Resulta muy significativo para la Universidad de Chile, en el marco de nuestro aniversario número 175, recordar el rol que nos ha cabido en las pruebas de selección al sistema universitario chileno. Nos embarga una sensación de profunda satisfacción por haber cumplido en la historia de Chile con la tarea de responder a la confianza depositada en nosotros como universidad pública y nacional. La Universidad se responsabilizó primero del examen de Bachillerato y luego de la concepción, creación y aplicación de la Prueba de Aptitud Académica, el primera test mecanizado a gran escala. Ahora, en 2017, se cumplen cincuenta años de la primera aplicación de la esa prueba que representó un nuevo paradigma que abrió una nueva época. Es el rol nacional y público de nuestro quehacer, el que nos estimula a cumplir una tarea de articulación del sistema educativo basado en el fomento de debates técnicos, políticos y sociales convocantes.